Y llegó el día…

Después de recorrer una multitud de países y ciudades Bad Gyal llegaba a su ciudad natal. Viernes 13 de Abril, una fecha muy especial para ella, como nos descubría en su entrevista para El Bloque 02. Con todas las entradas vendidas, la de Vilassar del Mar se preparaba para ofrecer su esperado show en la sala principal de la Apolo.

Llegamos a la sala a eso de las 19:40h (la apertura de puertas era a las 20:30h) y la cola llegaba hasta las tres chimeneas. ¡Nos quedamos locos! No pudimos hacer otra cosa que echarnos a reír e ir al super más cercano a pillar unas cuantas yonkilatas (teníamos mucho tiempo por delante hasta entrar a la sala). Mientras calmábamos nuestra sed y nos poníamos a tono, nos pudimos percatar del tipo de público que habría en el concierto: gente muy joven, con ganas de bailar y pasarlo bien. Los de seguridad parecía que no se aclaraban demasiado mareando a la fila de un lado para otro. Pero al fin, pudimos entrar.

Una vez dentro y mientras la sala se iba llenando de fieles poco a poco, apareció Rude Teo ,el que fuera residente en el Canibalsound de Apolo, para amenizar la espera hasta que llegase el plato principal de la noche. Al principio bien; todo el mundo bailaba con los temas elegidos para la ocasión, pero conforme iba avanzando el tiempo y la espera aumentaba, el público se iba impacientando cada vez más y se encargaron de hacérselo saber al dj con gritos para que saliera ya la joven estrella.

Mientras tanto, nosotros toqueteábamos las cámaras. Nuestra primera misión: conseguir adentrarnos entre la alterada muchedumbre de las filas delanteras. No fue fácil pero tras varios combates llegamos a una buena posición para hacer unos cuantos disparos. Fue ahí donde nos dimos cuenta del apoteósico fenómeno fan que tiene Bad Gyal en su ciudad.

Una hora después de la apertura de puertas, cogía el relevo de los controles Fakeguido. Lo que todo el mundo había venido a ver estaba apunto de comenzar.

En el centro de la pantalla un B A D  G Y A L enorme sobre unas alas angelicales que no paraban de aletear. Fueron estas alas (y el hueco que había entre una y la otra) las que nos hicieron pensar que Alba aparecería entre ellas una vez se encendieran las luces… pero no. ¡El sonido de una moto nos sorprendió a todos los asistentes! Sobre ella aparecía Bad Gyal cantando, como no, Tu Moto. Una puesta en escena espectacular. A ésta le siguieron temas como Dinero, Jacaranda, Despacio

Desde dentro parecía que la sala se derrumbaría de un momento a otro. Y es que, el derroche de energía que se hizo aquella noche sobre el escenario fue de otro mundo. Tanto ella como sus bailarinas que le acompañan a todos los directos, demostraron sus dotes de baile con coreografías muy trabajadas y algunos movimientos de lo más complejos.

En las filas de atrás, algo más de aire y espacio, necesario. Allí pudimos encontrar a gente de La Vendición como el Mini y el Jalillo (Khaled), además de algunos miembros de la Damed Squad, que no quisieron perderse la ocasión de disfrutar de este show único. Fue allí donde decidimos acabar la velada.

Y… ¡pumm! Disparos de confeti daban paso al último tema de la noche, ‘Fiebre‘. Ahora sí: Bad Gyal derrumbaba la sala principal de la Apolo en una noche mágica.

Saliendo ya de la sala podíamos escuchar las quejas de algunos fans que creían que el concierto había sido demasiado corto para el tiempo que habían tenido que esperar en la cola. Sin duda, nunca llueve a gusto de todos, pero hay que tener en cuenta que la carrera musical de Bad Gyal empezó hace solamente un par de años, por lo que el número de temas publicados hasta hoy le impide dar un concierto de dos horas y media. Estaremos atentos para el futuro.

Galería completa del concierto por MlM y D.Pérez en nuestra página de Facebook

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.