CruzCafune_DominEscanes Cruzzie, Carlos, Cruz Cafuné. El pasado 6 de abril estuvimos por una de las salas de Razzmatazz en el directo presentación de Maracucho bueno muere chiquito. ¡Chiquito directo! Una perfecta mezcla entre andar por casa y comerse la sala. Hacía mucho que no veíamos boom-bap que de verdad levantara al público. El concierto arrancó con temas del nuevo disco muy trabajados, como en el disco. Como pocos artistas nos tienen acostumbrados el Cafu se marcó un directo lleno de registros vocales, tal cual en el disco demostró que podía tener. Después, hubo de todo. Saltaron clásicos como Hathi, Hearthbreak y el reclamado por el público Mi casa, que lo dejaron para cerrar. A la controladora Choclock, que también salió a cantarse par de temas, dando muestra de elegancia y sobriedad, aunque quizás no tanto atractivo como el Cruzi. No faltaron las referencias a Dano: «¡Basote, loco. Puto Dano de mierda!». No vino como nos hubiera gustado; pero estuvo presente con sus instrumentales. El público era una maravilla, lo daban todo cantando, bailando, saltando. El Cafuné se podría haber pasado el concierto entero sin cantar que ya lo hubieran hecho ellos.   Choclock_CruzCafune_DominEscanes Por eso es que quizás el momento que más sobró fue el bis. El graderío estaba alto, muy alto, no necesitábamos que marcharan y volvieran. Quedó como un ritual muerto de lo que se ha de hacer en los conciertos. Para que esto funcione tienes que dejar al público callao y tenso. Aquí no pasó, aquí estaba todo el mundo con él, todo el puto concierto con él. El bis podría haber sido un saltar encima del público, un pogo con ellos, una canción en medio de todos ellos… Cualquier otra forma de estar con esa energía, que era brutal. Pero vamos, «La rosa que sale del cemento con los pétalos rotos» lo reventó. Galería completa del concierto por Domin Escanes en nuestra página de Facebook. portada Choclock_CruzCafune_DominEscanes

Sobre El Autor

El Gorras

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.