DSC_0104-_2_RRecuerdo que mi primera crónica fue para un pequeño festival creativo, y en aquel cartel estaba incluido como artista invitado The New Raemon. Ya ha pasado bastante tiempo desde aquello, pero fue inmediato, su música me cautivó sin remedio, y desde entonces me persigue. Por aquel entonces, yo todavía no había escuchado ninguno de sus discos, pero ese concierto hizo que me enganchara a su música como un yonki en fase de máxima adicción. Cuando me disponía a cruzar el umbral de la entrada a la sala, pude escuchar que la primera canción, La Cafetera, ya había iniciado su combustión. La sala presentaba buena entrada de público; sin embargo, se podía estar cómodo y respirar sin apreturas. Una vez acomodados y mimetizados en el ambiente, Sucedáneos empezaba a tener sus efectos secundarios y me trajo a la cabeza un montón de buenos recuerdos del pasado. Entre la multitud se encontraba como espectadora de lujo, la gran ilustradora catalana Paula Bonet, cuyo trabajo se ve bien reflejado en el libro publicado recientemente por The New Raemon, Quema La Memoria. DSC_0122_RDespués de Variables  (incluida también en Quema La Memoria), sonó  Por Tradición (y por decreto), como viene siendo ya habitual, con la colaboración especial de Zahara, que lucía un notorio embarazo, a lo que Ramón Rodríguez añadía entre risas: “Su primer concierto, ¿no?”. Lo mejor lo recogió la cadena formada por Una Historia Real (retorciendo sin piedad la distorsión de su guitarra española y aportándole a la textura una suciedad precisa y necesaria), Oh Rompehielos!, La Reina del Amazonas, El Yeti, Quimera, Mientras sea Un Intruso y Desencuentros, que enlazan prácticamente el grueso del repertorio que compone su último disco de estudio Oh Rompehielos! (2015). En un momento dado, y con razones de peso, Ramón tuvo que dar un toque de atención al público por los constantes murmullos y jaleo que se extendían por toda la sala e impedían que se pudiera escuchar la música decentemente. Solo en el escenario y bajo la única protección que le proporcionaba su guitarra española, The New Raemon nos emocionaba con Verdugo y Te Debo Un Baile, a las que seguiría, Naturaleza, el único tema compuesto exclusivamente para Quema La Memoria. DSC_0115_RRamón Rodríguez encaró la recta final del concierto con algunas canciones que forman parte del álbum grabado hace un año mano a mano con su buen amigo Ricardo de McEnroe, requiriendo, para ello, su presencia en el escenario y acabar tocando Malasombra, Gracia y  Lo Bello y Lo Bestia– ésta última del disco Libre Asociación (2011)-, para rematar con Fantasía Erótica, Espantapájaros y Cuadratura del Círculo. Como colofón final y cerrando el concierto de la mejor forma posible, un clásico que se remonta al disco A propósito de Garfunkel (2008), y que lleva como nombre Tú, Garfunkel. 27 canciones que nos hicieron ir creciendo a lo largo de la noche, un inconmensurable The New Raemon, cuyo reencuentro ansiaba hacía ya tiempo, compartir cervezas y música en directo con la mejor compañía posible, ¿qué más se le podía pedir a la noche? Solamente una cosa, que fuera sábado en lugar de jueves. Pero, ¿qué se le iba a hacer…? La factura llegó al día siguiente, sí, aunque he de decir que la pagué muy a gusto.    

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.