Sensualidad, nostalgia e intimidad. Eso es lo que desprende a cada segundo el nuevo single de Nunatak, ‘Lento y sucio’.

Un tema, el segundo que nos adelantan de su próximo disco, donde las guitarras oscuras abrazan la calmada voz principal y las dulces caricias del piano, en un ritmo pausado que nos seduce con cada nota.

Si en ‘Cierra al salir’ —primer avance del álbum— los de Cartagena nos invitaban a reflexionar sobre esa nueva realidad en la que estamos inmersos, plagada de pantallas, necesidades creadas y ansiedad, aquí todo eso desaparece: no hay preocupaciones ni hueco para ellas.

‘Lento y sucio’ llega para sumirnos en un ambiente mucho más personal, privado y cautivador que hace de esta canción una de las más especiales e inolvidables del disco.

Con cuatro álbumes en su haber y el quinto a punto de ver la luz, Nunatak lleva diez años creando canciones que transmiten hermandad y unidad, con una polifonía armonizada, natural y diversa que converge en una puesta en escena coral, donde lo íntimo y lo épico se funden a la perfección.

En sus historias, las melodías ocupan el centro del relato arropadas con elegancia armónica y solidez rítmica, bebiendo de un inmenso abanico de influencias, estilos y sensibilidades para crear nuevos caminos.